jueves, 11 de agosto de 2011

La Disautonomía

La disautonomía, antes llamada “Neurastenia” (incapacidad de funcionar por cansancio)es un grupo de trastornos provocados por un mal funcionamiento del sistema nervioso autónomo(desbalance Simpático-Vagal), que es el que regula automáticamente muchas funciones importantes del organismo como el pulso, la presión, la temperatura y la respiración. No es contagioso. Dentro de este nombre genérico se incluyen:

-El síndrome de taquicardia ortostática postural (POTS en sus siglas inglesas)
-El síncope de origen neurocardiogénico
-La intolerancia ortostática (OI)
-La hipotensión mediada neuralmente
-El prolapso de la válvula mitral
-El fallo autonómico puro (FAP)
-La inestabilidad autónoma y cierto número de enfermedades menos conocidas.

En otros desórdenes, tales como la atrofia multisistémica (síndrome de Shy-Drager) y síndrome de fatiga crónica,la disautonomía es tan sólo uno de los fallos del sistema.

En algunas enfermedades, como en el Síndrome de Hiperlaxitud Articular (SHA), además hay una falla del tejido colágeno de la pared de las venas que contribuye a la caída de la PA. Frente a cambios repentinos como una emoción, al pararse rápidamente después de estar acostado o al estar de pie largo rato (colas) o al caminar despacio en el supermercado o en el Mall o con cambios bruscos de temperatura, se produce una disminución del retorno venoso desde las extremidades inferiores, con lo que la presión arterial baja en forma brusca y llega poco oxígeno al cerebro.Esta es una condicion que se manifiesta con somnolencia, fatiga crónica, mareos y a veces desmayos.

Al asumir la posición de pie súbitamente, debido a la acción de la gravedad, unos 300 a 800 cc de sangre se quedan en el abdomen y extremidades inferiores y esto sucede en segundos después del cambio de posición. En el caso de tener Disautonomia el organismo no es capaz de compensar esto completamente y aparecen los síntomas.

Las personas 'Disautónomas' sienten mareos y pueden llegar a desmayarse. La mayoría no se desmayan, pero si tienen mareos, fatiga crónica y a veces pre-síncope (casi desmayo).
Al permanecer sin moverse por largo tiempo la persona puede caer inconsciente al suelo. Si se le deja recostado en el suelo se recupera rápidamente, ya que mejora el retorno venoso de las extremidades al corazón y al cerebro. Al mover los pies o al caminar, los músculos ayudan a la sangre a circular mejor, debido a esto es que a los músculos de la pantorrilla, se les ha llamado “el segundo corazón”. En casos menos frecuentes, la pérdida del conocimiento se puede seguir de convulsiones y se puede hacer el diagnóstico equivocado de Epilepsia. Otras veces, los síntomas de debilidad y de transpiración de la frente, hacen erróneamente pensar en crisis de hipoglicemia (baja del azúcar).

Éstas personas son friolentas, pasan con sueño, se cansan fácilmente y la mayoría refiere que después de medio día “se les acaban las pilas” y no tienen energía. Además estas personas se sienten bien cuando están contentas en su trabajo o fiestas, pero se decaen al estar cansadas, aburridas o después de comidas abundantes. Debido a este cansancio crónico y a la sensación episódica de debilidad, muchas veces, se hace el diagnóstico erróneo de Depresión, Fibromialgia, Fatiga Crónica, Hipotiroidismo o Hipoglicemia. Se les tilda de flojas y poco sociables, ya que no tienen energía para participar en reuniones con otras personas. Esto ocurre en ambos sexos y de preferencia en adolescentes y adultos jóvenes, ya que la Disautonomia generalmente mejora con el tiempo. Es necesario saber que esta condición puede también afectar a los niños. A mayor edad la presión arterial tiende a subir y disminuyen los síntomas, pero el tratamiento se hace más difícil por la presencia de hipertensión arterial.

La Disautonomia puede empeorar al tener emociones fuertes, o estar en sitios cerrados, como las iglesias o si hace mucho calor, o durante el embarazo, en caso de anemia aguda o si están deshidratadas. Hay casos en que el mecanismo de compensación es la taquicardia y por lo general no hay hipotensión (Presion Arterial baja), estos son los llamados POTS (Postural Orthostatic Tachycardia Syndrome = Síndrome de taquicardia ortostática postural (al pararse rápidamente)).


Causas agravantes:

-La deshidratación:
Por calor excesivo.
Por fiebre.
Por vómitos o diarrea.
Por exceso de diuréticos.

-La altura (Ciudades de altura como Ciudad de México, Montañismo) y las bruscas subidas y caídas de la Montaña Rusa.

-A veces el estar de pie o pararse brusca y repetidamente, como sucede durante la misa en las iglesias.

-Reacción de ciertas personas a espacios cerrados (Claustrofobia).

-Un baño muy caliente y prolongado, saunas, yoga Bikram (que se hace a 42° C.)

-El ver sangre.

-El experimentar un susto.

-Dolor fuerte, a veces asociado a un susto, como frente a una inyección.

-Emoción fuerte. Nerviosismo. Como al presentarse a dar un examen.

-Anemia aguda por hemorragia.

-Estar de pie por largo rato, sin moverse. Militar que se desmaya en una parada militar.

-El pararse rápido de una cama o una silla.

-El caminar despacio. Como sucede en los malls o en el supermercado.

-Ciertos medicamentos para bajar la presión arterial, que como efecto secundario tienen hipotensión ortostática (baja de presión al pararse bruscamente).

-Una comida muy abundante, especialmente de hidratos de carbono y dulces) o/y exceso de alcohol.

-Período menstrual.

-A consecuencia de relaciones sexuales.

-Durante el embarazo.

Nota: En todas estas circunstancias el problema se produce por disminución del retorno venoso desde las extremidades inferiores y abdomen, con lo que llega menos oxígeno al cerebro, causando los síntomas propios de la Disautonomia. Es pues necesario diagnosticar esta condición, prevenirla y tratarla adecuadamente con medidas generales o/y medicamentos.

Como confirmar el diagnóstico de Disautonomia

Esto se hace con una prueba llamada Tilt Test, en un Departamento de Cardiología. Para esto se coloca a la persona en una cama por unos 15 minutos, se le toma el pulso y la presión frecuentemente y después se coloca la cama verticalmente en 80°. La persona esta sujeta a la cama por amarras, en posición de pie, afirmando los pies en una repisa, pero sin moverlos. La prueba dura una hora, o menos si la presión baja sustancialmente o la persona se marea o tiende a desmayarse. La prueba es positiva si la presión arterial desciende y la persona se siente débil y se le reproducen sus síntomas. Lo que es desagradable. Esta prueba no es necesaria si el diagnóstico de Disautonomia es claro. Pueden haber falsos resultados, lo que induce a error diagnóstico.

En resumen: La Disautonomia es una condición relativamente frecuente, por lo general relacionada al Síndrome de Hiperlaxitud Articular (SHA), que usualmente pasa sin ser diagnosticada y que acarrea un sinnúmero de problemas y mala calidad de vida al paciente. Se puede tratar sintomáticamente, con bastante éxito. Sólo en caso de duda diagnóstica se recomienda hacer el Tilt Test.



Fuentes:
http://www.reumatologia-dr-bravo.cl
http://es.wikipedia.org/wiki/Disautonomía

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...